Los 7 errores más comunes al empezar a hacer mandalas de lana y cómo evitarlos

por

Hoy queremos hablarte sobre los principales errores que hemos cometido, y que vemos en las
personas que comienzan su camino de autoconocimiento a través de los mandalas de lana.

Llamamos errores a esos pensamientos y creencias que te roban la energía cuando estás
comenzando una nueva práctica, y no te dejan sacarle el máximo partido y disfrutar
plenamente del proceso.

Aún así, es normal caer en estos errores, y no hay nada de malo en ello. Lo único que te
proponemos es que prestes atención a lo que te está ocurriendo para ver si quieres seguir por
ese camino o deseas un cambio.

Hemos agrupado los 7 principales errores que hemos encontrado en nuestros últimos siete
años creando mandalas y enseñando nuestro método a otras personas.

Estos son los 7 errores más comunes:

1# Darle demasiada importancia al resultado

Esto es como en las pelis de artes marciales, cuando el discípulo quiere empezar a pegar
patadas desde el minuto 1 y el maestro le pone ha cerrar los ojos y respirar.

Es importante comprender los fundamentos básicos y las raíces de está práctica ancestral para
que no se vuelva un acto mecánico más, y podamos extraer realmente sus valiosos beneficios.

Con la práctica, se va integrando la técnica de manera natural sin apenas prestarle atención. Se
convierte en un juego de niños.

2# Pensar que es como otra manualidad, y no atender a lo que está pasando durante el proceso de creación

No tenemos nada en contra de las manualidades, nos encantan. Pero consideramos que la creación de mandalas de lana tiene muchísimo más que ofrecer, y nos hemos comprometido para hacer llegar su profundo mensaje a miles de personas.

Lo que lo diferencia de hacer una manualidad, es el hecho de poner la atención en lo que te está ocurriendo interiormente durante el proceso de creación.

Se trata de tomar conciencia de los cambios que se mueven con el trabajo manual y realizar una escucha activa de los pensamientos y emociones que se despiertan, sin aferrarse a ellos.

Por eso, para nosotros, hacer mandalas de lana se convierte en una meditación activa y creativa.

3# Prestar mucha atención a la estética, a que quede bonito y juzgarte o criticarte cuando no te sale como te gustaría.

 Mucha gente se frustra, se agobia y se bloquea porque quiere hacer los mejores mandalas del mundo desde el primer momento.

No se dejan espacio para aprender, equivocarse, probar y jugar.

Esto nos ha pasado también a nosotros, sobre todo cuando hemos tenido algún encargo. Y con la experiencia hemos aprendido que la belleza de los mandalas no radica en lo bien que nos propongamos hacerlo, sino en lo conectados que estemos con nuestra guía interna y con la persona que va a recibirlo.

Cuando te juzgas y te criticas, entras en una energía de negatividad que nubla tu mente y no te deja escuchar lo que el mandala te está pidiendo. Además de lo dañino que es para ti.

Permítete soltar el juicio por un rato y déjate sorprender por la belleza que el mandala está deseando mostrarte.

Este mandala, que hizo Iraide hace tiempo, es un ejemplo de cómo cuando sueltas las expectativas, surgen posibilidades nuevas, y es posible que sin buscarlo, te sorprendas con el resultado!!

 

Tendemos a tratarnos mal y juzgarnos, esto también es algo que hemos aprendido haciendo mandalas; que todo tu estado emocional se vuelca completamente en él, lo que estás siendo, lo expresas, y si te paras a observar el mandala, te cuenta todo sobre ti. Así lo vivimos nosotros. 

 

Alas de mariposa, así se llama este mandala, porque cuando sueltas y aligeras el peso, todo es posible:

 

4# Compararte 

Compararse con los compañeros, con otros mandaler@s y desvalorizarse pensando que nunca llegarán a hacer las cosas tan bien como los demás, es algo que suele ocurrir bastante… o pensar que no eres tan creativ@ como otras personas.

Tú eres una persona única, con tus propios ritmos, habilidades y talentos. Cuando te comparas desde la desvalorización, estás cortando tu flujo creativo interno.

No te permites explorar tus deseos.

No te permites ser tu misma, con tus virtudes y defectos.

No te permites equivocarte, que es el gran recurso de aprendizaje.

En lugar de perder el tiempo comparándote con los demás, concéntrate en tu proceso de creación. Necesitas toda tu atención en la práctica para integrar los máximos beneficios.

5# Olvidarse de respirar y tener una postura adecuada para que la energía circule bien.

Esto produce tensiones que derivan en dolores corporales, y que el mandala pueda salir perjudicado con los palos doblados o incluso rotos.

Parece una tontería. La gente nos dice, pero cómo me voy a olvidar de respirar?… ya, ya, tu comienza a hacer el mandala y luego me cuentas.

Y es que hay veces, que vamos con tantas prisas y estrés, que cuando nos concentramos en el mandala, nos quedamos como absortos y se nos olvida atender a nuestro cuerpo.

Entonces, puede que empieces a sentir un poco de molestia por aquí, un dolorcillo por allá… pero nada, tú sigues creando tu mandala como si no hubiese un mañana!!

Cuando ocurre esto, estamos cortando el flujo de energía que circula por nuestro cuerpo y, al final, puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Presta atención a tu postura y mantén una respiración tranquila y rítmica, de forma natural sin forzarla.

No se trata de estar todo el rato pendiente, tan sólo recomendamos hacer pequeños chequeos para comprobar si todo esta correctamente. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Normalmente, nosotros hacemos algunas paradas para estirarnos o tumbarnos en el suelo, cada hora aproximadamente. También viene muy bien cambiar de postura cada cierto tiempo.

6# Tener prisa por avanzar

Tener prisa por acabar, innovar, aprender la técnica, o todo tipo de cosas que te desconectan del proceso y ponen la mirada fuera.

Si venimos con prisa de fuera, nos la traemos a la práctica en la mochila.

Hay muchas personas que quieren recetas mágicas, resultados inmediatos y convertirse en maestros de la noche a la mañana.

Lamentablemente, esa estrategia no va a funcionar con los mandalas de lana.

Está muy bien las ganas de conocer, innovar y aprender, pero cada cosa tiene que ir a su momento.

El problema está en que la persona no está presente durante el proceso de creación, está pensando en el futuro y se desconecta. Quiere estar en otro lugar distinto del que está, pensando que será mejor cuando esté allí.

La típica trampa del ego.

Y lo peor es que no te das cuenta de todo lo que te estas perdiendo al hacer eso.

Como remedio, proponemos hacer una pequeña relajación o visualización antes de comenzar. Esto nos ayuda a conectar con el Corazón y estar mucho más presentes durante la práctica.

7# Querer obtener todos los beneficios de hacer mandalas de una sola vez.

No tener paciencia, desmotivarse o frustrarte a la primera y no querer continuar con la práctica.

Por ejemplo, mientras haces tu primer mandala y todavía estas aprendiendo la técnica, no estés todo el rato mirando a ver si ya te sientes mejor.

Olvídate de los resultados.

Enfócate en la práctica.

Enfócate en donde se va tu atención durante el proceso de creación.

Sé constante y estate alerta a las divagaciones de la mente.

Esta es la mejor forma de obtener todos los beneficios.

Conclusión:

Aquí te dejamos la 3 principales claves para mantenerte enfocado y amable contigo en el proceso.

Paciencia, práctica y no te juzgues… los resultados irán apareciendo mucho antes de lo que te imaginas.

Gracias por leer hasta el final.

Pero, aquí no acaba la cosa: Si quieres saber mucho más sobre todo lo que rodea al misterioso mundo de los mandalas de lana, haz click en la siguiente imagen y apúntate al entrenamiento gratuito que comenzará el día 16 de septiembre donde te lo contamos todo!

 

¿Te has sentido identificado con alguno de estos errores? Luis cae más en el error 5# e Iraide en el 3#. Y tú ¿Cuál es el que más te afecta?

 

Cuéntanos y hablamos en los comentarios.

Adéntrate en un mundo de colores

Podrás DESCARGAR GRATIS la guía práctica para aprender a hacer mandalas de lana con tus propias manos y, recibirás en tu email nuestros nuevos artículos, ofertas, retos y sorteos!!

Acerca de los autores: Luis e Iraide 

Somos los creadores de Proyecto Aloha.

Nos dedicamos a ayudarte a mejorar tu calidad de vida, a vivir desde la Autenticidad y el Espíritu Aloha, acompañandote a descubrir tu verdadero potencial.

Si quieres empezar con los mandalas de lana, descarga nuestra guía gratis: ¡Únete a la Red de Conciencia!

También te puede interesar…

Comparte para expandir la red de conciencia
Aprende a crear mandalas de lana

Suscríbete a la newsletter y consigue gratis nuestra guía

Aprende los pasos necesarios para tejer mandalas de lana con tus propias manos, desde 0.

Descubre como esta técnica te ayudará a soltar las prisas y tener más tiempo para ti, tiempo de calidad.

Despierta todo tu potencial creativo y disfruta de todos sus beneficios desde el primer momento.

 
Acepto la política de privacidad

Bienvenid@ a la comunidad. Gracias por suscribirte

Aprende a crear mandalas de lana

Suscríbete a la newsletter y consigue gratis nuestra guía

Aprende los pasos necesarios para tejer mandalas de lana con tus propias manos, desde 0.

Descubre como esta técnica te ayudará a soltar las prisas y tener más tiempo para ti, tiempo de calidad.

Despierta todo tu potencial creativo y disfruta de todos sus beneficios desde el primer momento.

 
Acepto la política de privacidad

Bienvenid@ a la comunidad. Gracias por suscribirte

Aprende a crear mandalas de lana

Suscríbete a la newsletter y consigue gratis nuestra guía

Aprende los pasos necesarios para tejer mandalas de lana con tus propias manos, desde 0.

Descubre como esta técnica te ayudará a soltar las prisas y tener más tiempo para ti, tiempo de calidad.

Despierta todo tu potencial creativo y disfruta de todos sus beneficios desde el primer momento.

 
Acepto la política de privacidad

Bienvenid@ a la comunidad. Gracias por suscribirte

Entrenamiento gratuito mandalas de lana

Suscríbete a la newsletter y accede al training gratuito

Acepto la política de privacidad

Bienvenid@ a la comunidad. Gracias por suscribirte

Pin It on Pinterest

Share This